Cómo convertir una pérgola en un porche

Este artículo será de gran ayuda para quienes disponen de una pérgola de madera, y ya sea porque se han cansado de ella, o porque le quieren dar otra utilidad, quieren transformarla en un porche de madera.

Una pérgola difiere de un porche en la cubierta y normalmente también en la pendiente de los travesaños superiores. Mientras que en las pérgolas, los travesaños se suelen disponer en horizontal, en los porches se instalan con una cierta pendiente que coincide con la que tendrá al final la cubierta.

Una vez hecha esta pequeña introducción donde se ven las diferencias entre los dos tipos de estructuras veamos como transformar la pérgola en porche.

Lo primero que debemos contemplar es si la estructura de nuestra pérgola es capaz de soportar el peso añadido de la futura cubierta. Si no se tiene muy claro lo mejor es recurrir a un profesional del sector que reforzará la estructura para que pueda soportar el nuevo peso. El peso dependerá de la cubierta que elijamos poner, no es lo mismo techarlo con una lámina de policarbonato que incorporar una cubierta completa con aislante y teja cerámica.

Para aquellos que no dispongan de pendiente en los travesaños de la pérgola, y dado que es obligatorio dotar de pendiente a la cubierta del futuro porche, tenemos dos opciones. La primera consiste en desatornillar los travesaños y la viga de carga trasera y volver a atornillarlos en la nueva disposición con su correspondiente pendiente. La segunda opción es algo más complicada y requiere la compra de más material, consiste en suplementar a la actual estructura de la pérgola con una nueva cubierta con toda la estructura completa.

Estas soluciones no siempre son viables, pero pueden ser muy útiles cuando queremos techar solo una parte de la pérgola y seguir utilizando el resto como un toldo. Siempre recomendamos el asesoramiento de un profesional a la hora de hacer este tipo de transformaciones.