Pérgolas de madera, estructura y madera recomendada

Secciones recomendadas para construir una pérgola de madera

Normalmente las pérgolas se están construyedo con las mismas secciones estructurales que los porches. Es verdad que normalmente se emplean secciones de madera muy superiores a las necesarias y se debe en parte a la estética de la pérgola y en parte a que los instaladores suelen trabajar siempre con las mismas secciones de madera. No es muy habitual encontrar empresas que trabajen con más de 2 tipos de secciones independientemente de si se está instalando una pérgola, un poche o un cenador de madera.

Las secciones de la madera en las pérgolas son las mismas que en los porches, pero esto no significa que se instalen de la misma forma. En el caso de las pergolas de madera, al no soportar tanto peso como en los porches, nos podemos permitir incrementar las luces de las vigas, esto se traduce en que podemos separar más los pilares y por tanto ahorrar en algún punto de apoyo con la consiguiente ganancia en espacio libre en el frontal de la pérgola.

Las secciones más habituales en la construcción de pérgolas varían desde el 10×10 hasta el 16×16 para pilares y vigas y secciones con el mismo canto pero más estrechas para los travesaños. En la gran mayoría de instalaciones que se ven en estas fotografías de pérgolas en las que nos hemos basado, las secciones que se utilizaron son de 16 x 16cm en pilares y vigas y de 8cm x 16 cm en los travesaños. Esto es lo normal para la gran mayoría de las instalaciones que se realizan con madera laminada e incluso con madera aserrada. Para pérgolas con grandes luces (Distancia entre pilares muy grande) será necesario hacer un cálculo estructural para determinar la sección en madera laminada apropiada para la viga que se pretenda utilizar.

Madera recomendada para pérgolas

Como siempre, en estructuras vistas, recomendamos el uso de madera laminada con tratamiento para exterior (autoclave o lasur de poro abierto). Quizá no tiene tanta importancia como en los porches, pero es fundamental si queremos asegurarnos de que no vamos a tener revirados en la madera.

La distancia a la que se disponen los travesaños depende de lo tupida que queramos nuestra pérgola, y varía desde los 50-60cm hasta 1,5m. Es muy importante el modo en que se instalen las vigas y travesaños, la madera laminada solo trabaja bien en una de las dimensiones.

¿Y si le querermos poner una cubierta a la pérgola?

Lo más habitual es que una pérgola no lleve ningún tipo de cubierta, lo más usual es la instalación de un toldo, si bien es cierto que cada vez se pone más de moda la cubierta transparente de policarbonato; en este caso es una instalación muy sencilla y permite disponer de un espacio con luz pero con protección frente a la lluvia. Conseguimos la protección de un porche y la luz de una pérgola.

Independientemente de si la pérgola tiene cubierta de policarbonato, lo más habitual es disponer un toldo para dar sombra. Las opciones para la instalación de toldos son infinitas tanto en colores como en tipologías, pero lo más usual es el toldo corrido manual. Si nuestra pérgola es de grandes dimensiones habrá que plantearse lo de disponer un toldo “manual” e invertir en un toldo motorizado, nuestro brazo lo agradecerá.

Otras opciones para tamizar la sombra son las celosías, las lamas, empleo de plantas trepadoras o la combinación de varias de ellas. La pérgola es por tanto uno de los elementos con más posibilidades de personalización del jardín, y como hemos comentado en otro artículo, si nos cansamos de ella, podemos transformarla en un porche.