Inicio instalaciones con madera Diseño de un porche de madera, consideraciones previas

Diseño de un porche de madera, consideraciones previas

71
0

Cuando nos planteamos la construcción de un porche es necesario que reflexionemos sobre los siguientes puntos que nos ayudarán con el diseño previo:

Cubierta y su caída para asegurar la evacuación de aguas

La pendiente que le damos a los porches es determinante para asegurar que no tendremos problemas futuros con goteras y humedades. La pendiente mínima nunca deberá ser inferior al 10%, independientemente del tipo de teja con el que se recubrirá la cubierta. Con la famosa tela asfáltica la pendiente mínima recomendada es de un 15%, y la teja tradicional no es recomendable instalarla con pendientes inferiores al 25%, aunque en este caso, lo más seguro es atender a las recomendaciones del fabricante. Hay otro tipo de cubiertas para pendientes inferiores, suelen ser de tipo plástico como los policarbonatos, sobre estas superficies el agua resbala con facilidad y se pueden conseguir pendientes mucho menores.

Luz en el interior de la vivienda

Cuando construímos un porche hay que tener muy en cuenta que siempre vamos a tener una pérdida de luz en la zona anexa de la vivienda. Para no perder mucha luz, y para tener un porche en cierto modo practicable, se pueden disponer ventanas de tipo Velux que permiten la entrada de luz y además su apertura.

Otra opción muy habitual consiste en disponer policarbonato como cubierta, es totalmente transparente y por tanto no hay perdida de luz. Normalmente se suelen acompañar de un toldo bajo la cubierta para disminuir la excesiva insolación en verano.

Cerramiento del porche y aislamiento

Si inicialmente no está previsto el cerramiento del porche debemos tener en cuenta que a lo mejor sí queremos cerrarlo en un futuro. En este caso es muy importante dotar a la cubierta de un buen aislante térmico. Encarece un poco el presupuesto, pero es determinante si no queremos que el interior de esta nueva estancia sea un horno en verano y un congelador en invierno.

Si tenemos en cuenta estos tres condicionantes tenemos muchas posibilidades de que disfrutaremos de nuestro porche y no nos quejaremos posteriormente de tener goteras, poca luz o una temperatura no agradable.