Cocinas de madera

COCINAS DE MADERA

Si hay un material noble, de calidad y estético por encima de cualquier otro, ese es la madera. Un material versátil que puede encajar bien en cualquier estilo, atemporal, y capaz de dar ese toque de calor de hogar que todo el mundo desea encontrar al volver a casa. Con respecto a la practicidad la madera también es una excelente aliada, pues tiene una resistencia muy alta incluso a la humedad, eso sí, cuando no se trata de maderas blandas. Esto quiere decir que debemos barajar muy bien los tipos y las opciones que tenemos a la hora de decantarnos por la madera, sobre todo cuando de la cocina se trata.

Por eso, y para que puedas tener claras cuáles son las opciones, a continuación te describimos los materiales de madera que se utilizan con mayor frecuencia en el diseño de una cocina, así como los estilos más habituales para la instalación de una cocina de madera.

Cocinas de madera, diseños y estilos para todos los gustos

La madera es un material que se ha utilizado desde siempre para la realización de todo tipo de cocinas, se emplea desde las cocinas de diseño más vanguardista hasta en cocinas rústicas, vintage y clásicas que es donde más generalizado está su uso.

    • Cocina de madera moderna. La utilización de la madera no tiene por qué ir unida a una cocina de estilo clásico. Existen muchas formas de incorporar la madera a cocinas más actuales y modernas buscando tonos oscuros o con veteados más lineales y homogéneos. El modelo de cocina de la fotografía incorpora madera de color gris muy oscuro con vetas muy ligeras, tiradores de acero y electrodomésticos encastrados. Todo el conjunto contrasta de manera eficaz con unos azulejos grandes biselados en la pared y un suelo en gres marmolado con ligeros tonos grisáceos. Es un ejemplo de cocina de diseño actual y práctica, con elementos decorativos limitados cuya ausencia busca primar otro tipo de cosas, como la utilidad o la capacidad de almacenamiento.

Cocina de diseño moderno en negro

    • Cocina de madera retro-vintage. Y si hay un estilo de cocina en el cual no puede faltar la madera es el retro-vintage. En este tipo de cocinas, que añoran otros tiempos pero siempre con un toque y un diseño actual, priman los muebles de madera en tonos claros o pastel con listones, molduras y tiradores clásicos, a menudo de hierro o metal desgastado. En la fotografía podemos ver una cocina de aire vintage en tono azul pastel, con muebles de corte clásico y suelo y encimera de haya, muy resistente, fina y elegante. La lámpara de araña y la vitrina forman el toque final de esta cocina llena de calidez y encanto.

Cocina retro vintage de madera

    • Cocina de madera clásica. Las cocinas de estilo clásico nunca mueren y suelen ser muy habituales en casas amplias, en las que se diseñan cocinas de tipo americano, con grandes encimeras o islas o barras incorporadas al resto del mobiliario. En la fotografía podemos observar un tipo tradicional de cocina de estilo americano que ha apostado por muebles oscuros de corte clásico, con molduras, tiradores combinados, botellero, vitrina, salpicadero porcelánico encastrado, encimera clásica de granito y suelo de madera de cerezo con un alto nivel de brillo. Es un tipo de cocina en el que prima la superficie de trabajo, el espacio de movimiento y la calidad de los materiales, por encima de la combinación de los tonos o de los diseños de última generación.
    • Cocina de madera monocolor. La madera siempre se integra muy bien en cualquier espacio, incluso usándola con un solo color. Hoy son cada vez más frecuentes las cocinas que utilizan una misma gama, tanto para la pared y el suelo como para los muebles. Como podemos ver en esta cocina, el minimalismo es la clave, hasta el punto de dejarse las paredes despejadas con tan solo un adorno de pared y una estantería exenta. Este tipo de cocinas son muy actuales y muy recomendables para aquellas personas con poco tiempo para disfrutar de una cocina plenamente. La funcionalidad prima en este tipo de casos frente a diseños más elaborados, muy al estilo Ikea. El contrapunto siempre puede buscarse a través de las texturas, como la pared que se ha elegido en este caso de ladrillo, que contrasta con la madera fina de los muebles y el suelo gris blanquecino.

Cocina de madera monocolor blanco

    • Cocina de madera colorista. Esta cocina combina diferentes tipos de acabados y colores que actualizan y llenan de vida el ambiente. A pesar de ser otra cocina de madera, no es una cocina de madera al uso, puesto que la incorporación del color verde pistacho o lima limón hace que el espacio parezca completamente único y a la última. La potencia del color de los muebles y de las vitrinas de almacenamiento, así como de la lámpara colgante y de las sillas, queda suavizado con los tonos claros y relajantes de la pared y del suelo, así como por la elegancia de la encimera negra lacada. Esta cocina de madera colorista queda enmarcada con distintos tipos de iluminación a través de focos encastrados y puntos de LED, y una inteligente combinación de suelos que permite proteger la madera de las zonas de cocinado y mayor necesidad de limpieza.

Cocina Color Verde

    • Cocina de madera rústica-industrial. En la era del ecologismo y de la preocupación por un mundo más sostenible, ha vuelto a recuperarse el interés por los ambientes rústicos con materiales puros y nobles que recuerden a tiempos pasados en los que se vivía mejor y con menos. En este sentido, y como vemos en la fotografía, muchos optan hoy en día por diseños de cocinas con maderas recuperadas y sostenibles, que aportan carácter al espacio y sirven tanto para espacios rústicos, como para espacios modernos, industriales o combinados, como en este caso. La incorporación de encimeras finas de cuarzo, junto a la dureza de los troncos y de las vigas, hace que la estética del espacio resulte única y absolutamente encantadora. La grifería de corte clásico, el frente de pared de hormigón y los adornos de hierro y latón, complementan de manera muy eficaz todo el espacio estilo cabaña o casa de campo de madera.

Cocina Rústica

Como vemos, la madera es un material que puede adaptarse con facilidad y de forma eficiente a cualquier estilo y personalidad. Pero la madera tiene muchos tipos y formas, así como características físicas y de resistencia, por lo que deberíamos valorar muy bien el tipo de uso que le damos a esta zona de la casa o qué tipo de estilo de vida tenemos para saber si nos conviene más una madera más resistente o una más bonita y estilosa pero más frágil. Además del presupuesto con el que contemos también será importante que pensemos en otros aspectos como el nivel de humedad de la casa o la durabilidad del tipo de madera, ya que las más económicas, por ejemplo, suelen ser también más sensibles y difíciles de mantener en perfecto estado. Esto quiere decir que, a la larga, elegir la más económica podría llevarnos a un gasto mayor en la cocina que con la elección de otro modelo más fuerte y de un precio más elevado.

Tipos de madera y estilos para la cocina

    • La madera de nogal es una de las más elegantes. Su apariencia es veteada, llena de estrías y de círculos que aportan calidez, nobleza y un alto valor estético a un conjunto. Además es un material que igual puede instalarse en una cocina de estilo rústico que una de diseño completamente actual, donde suele instalarse un frente o algún revestimiento concreto, sin que toda la cocina entera sea del mismo material. Sus bellas características y su alta calidad, sin embargo, la convierten en una de las opciones más caras en cuanto a madera para cocinas y demás estancias en general.
    • La picea es una madera bastante utilizada en el mercado, procedente del llamado “falso abeto” o abeto rojo. Algunas de sus características, como su capacidad de secado rápido, la convierten en una de las maderas más socorridas tan solo por detrás de la madera de pino. Se trata de una madera con mucha claridad, lo que aporta luminosidad a cualquier estancia. Sus tonos suelen ir del blanco rojizo hasta el amarillo, y es un material bastante maleable y digno para cualquier tipo de cocina. Puede ser una excelente opción para cocinas de estilo nórdico o incluso de estilo tradicional.
    • La madera de roble es una de las más variables y con una mayor capacidad de adaptación. Sus tonos naturales son tan surtidos que pueden ir desde el gris o el marrón hasta el amarillo. Sus vetas también pueden ser muy variadas, aunque siempre bastante homogéneas, y además tiene la posibilidad de lacarse fácilmente, siendo una madera válida casi para cualquier tipo de cocina. Las cocinas rústicas suelen ser las más habituales, en cuanto al uso del roble se refiere, pero cualquier espacio que pretenda dar sensación de calma será un buen candidato para el uso de esta madera.
    • Si te gustan los colores claros la madera de abedul puede ser una buena candidata para tu cocina. Las tonalidades de esta madera, con una muy fina porosidad, van desde casi el dorado hasta el blanco, con reflejos que también pueden ser muy variados y atractivos. El abedul es fácil de tratar por sus características físicas, ya que no es una madera demasiado dura ni maleable, y posee una alta capacidad de coloración. En definitiva, el abedul es un clásico que aportará alegría y luz fácilmente a una cocina, especialmente a un diseño moderno o escandinavo.
    • El arce es una madera fría y con una porosidad muy fina, que también es muy utilizada en el diseño de cocinas de todo tipo. Es una madera fácil de trabajar, y por ello muy socorrida, pero además admite barnices o pulidos que la convierten en una opción tremendamente versátil. A su vez también combina excelentemente con otro tipo de maderas, como el nogal, por lo que suele ser muy utilizada en cocinas actuales y modernas para crear contrastes y buscar resultados llamativos a la par que funcionales, puesto que es una madera bastante económica y atemporal.
    • El haya es un árbol de hoja caduca que procede de Europa. Es una madera muy dura y resistente, hasta tal punto de que en el pasado era una habitual de la minería. Su tonalidad, aunque por lo general es clara, puede llegar incluso hasta el rojizo oscuro con veteados homogéneos y bastante discretos. Su dureza y resistencia hace que sea una madera muy fácil de trabajar y por eso es una madera habitual en las cocinas. Puede combinarse con otros tipos de madera o utilizarse sola, y es que es una candidata muy sencilla y apta para cualquier espacio en el que prime la funcionalidad, algo muy valorado en las cocinas actuales.
    • Aliso. El aliso es una madera que se asemeja mucho a la madera de abedul. Al igual que esta última también es una madera clara que puede ser teñida con facilidad, y además es flexible y con una ligereza media. Su veteado es homogéneo y bastante sencillo y sutil, por lo que aporta mucha tranquilidad a un espacio, sin estridencias. Es una madera muy natural que puede verse perfecta en cocinas de tipo nórdico o en cualquiera que pretenda destacar simplemente por su comodidad, calidez y utilidad. Es de grano fino y de fibras rectas, y su buen precio hace que sea utilizada en la fabricación de múltiples cosas, incluidos los contrachapados o los juguetes.
    • Cerezo. La madera de cerezo es, casi con toda probabilidad, una de las opciones más caras que podemos barajar para una cocina, pero los motivos son lógicos, y es que se trata de una madera con un brillo muy elegante, con fibras muy finas, de gran dureza y durabilidad…Es una de las maderas mejor valoradas en el mundo de la decoración y también es fácil de trabajar. Sus tonalidades pueden ir desde las más oscuras, como el marrón o el rojo, hasta las más claras como el rosado. Una madera noble, en definitiva, que puede ser una buena opción si la prioridad es la calidad y la belleza antes que un presupuesto ajustado.

 

Y tú, ¿ya sabes cuáles son tus prioridades o el material ideal para tu cocina de madera perfecta? ¡Esperamos haberte ayudado!

Madera de Nogal. Características, tipos y usos

¿Sabrías decir cuál es la madera más bonita por su espectacular veteado y es considerada una de las más caras del mundo? Pues precisamente vamos a hablar de ella: la madera de nogal. La que más se utiliza en carpintería interior y en la fabricación de muebles y suelos; es una de las más conocidas y apreciadas hoy en día, especialmente en Europa.

¿Qué tiene de particular esta madera? El nogal se diferencia del resto por ser un material fácil de trabajar, con acabados que rozan la perfección; pero sobre todo por su estética: sus vetas, dibujos y sus tonalidades particulares, que van del color gris al marrón oscuro, casi negro, le convierten en una madera muy valiosa.

Características de la madera de nogal

Textura madera nogal oscuro

El nogal es un árbol que puede alcanzar los 30 metros de altura y un diámetro de 4 metros. Su origen es muy antiguo y proviene de Asia y Europa oriental; y su fruto es la famosa nuez. Su mayor característica es que es una especie de crecimiento lento, lo que le da unas características propias y un alto valor económico. El nogal es un árbol muy heterogéneo, sus variedades las veremos más adelante.

Entre sus propiedades destaca su facilidad a la hora de trabajar y sus acabados casi perfectos. Vamos a conocer algunas de las más importantes:

      • Densidad. Se considera una madera pesada o semipesada. Su densidad puede alcanzar los 650Kg/m3. En el caso del nogal americano puede bajar su densidad a 610 Kg/m3.
      • Tonalidades. Es famoso por sus dibujos veteados. Las tonalidades de la madera del nogal van del marrón claro, el rojizo hasta alcanzar algunas especies un color café oscuro. La albura suele ser en color grisáceo o amarillo. Es una de las maderas oscuras favoritas por los profesionales que se dedican a la industria maderera.
      • Dureza. Se caracteriza por ser una madera dura, por tanto, tiene la desventaja de que su aserrado es bastante difícil.
      • Resistencia. Es una madera que ofrece gran resistencia al paso del tiempo y estabilidad a los cambios de temperatura y al grado de humedad, sobre todo, a su duramen (parte central del tronco). Menos resistente, por ejemplo, a algunos insectos como la polilla. Sin embargo, su secado es muy lento y esto puede ser un problema.
      • Grano grueso.
      • Fibra recta.
      • Fácil de trabajar. Ofrece una gran elasticidad y óptimas cualidades para los mecanizados, encolado, atornillado, clavado, curvado y en toda clase de acabados. Se puede trabajar con el nogal, tanto manualmente como con maquinaria.
      • Es una madera que reacciona muy bien frente al curvado con vapor.
      • Precio. Es una de las maderas más cotizadas del mercado, sobre todo para carpintería de calidad, como muebles macizos o para chapado. Su precio varía dependiendo de la calidad y el uso al que se destine. Puede oscilar entre los 600 y 1.500 euros por m3. En el caso de la madera de nogal europeo, el precio es muy superior, en torno a los 2.500 euros/m3

Usos de la madera de nogal

Usos de madera nogal como en suelos

Por su calidad y estética, esta madera tiene múltiples usos, dependiendo de la veta y dibujo puede tener una finalidad distinta.  Es ideal para el contraste con otras maderas de construcción de colores más claros.

      • Revestimientos de suelos y muros de interiores.
      • Carpintería de interior. Como puertas, ventanas, molduras, frisos, etc.
      • Chapa decorativa. Se utiliza para recubrir tableros o maderas de menos calidad con el fin de conseguir un mobiliario con una apariencia superior.
      • Fabricación de mobiliario de alta calidad.
      • Trabajos de ebanistería.
      • Fabricación de armas de fuego, como escopetas o rifles.
      • Torneados.

Tipos de Nogales

El nogal es una especie muy heterogénea. Se cree que existen, por lo menos, 30 tipos de madera de nogal.

Entre ellos, el más popular es seguramente el nogal europeo, que viene del árbol Juglans Regia, que ofrece una calidad espectacular. Pero el nogal americano o el tropical son también muy valorados.

La situación en España es un poco peculiar. Tradicionalmente ha sido un país con gran cantidad de nogales. Pero se ha pasado de ser un país exportador de este tipo de madera a considerarse una especie escasa por su sobreexplotación.

Nogal Común o Nogal Europeo

Usos en muebles de madera del nogal

Su albura es de color amarillo ocre en contraste con el duramen de color castaño. Su madera tiene un brillo especial y su veteado es muy pronunciado, lo que le convierte en una madera muy apreciada para los trabajos de ebanistería. Se usa en la elaboración de chapas finas, tallas, muebles de calidad, culatas de armas de fuego y para instrumentos musicales.

Su madera es de gran calidad y resistente.

Nogal Americano o Nogal Negro

Esta especie puede alcanzar los 45 metros de altura. Su procedencia es del Este y de América del Norte.  La corteza es marrón oscuro, casi negro. Precisamente por esa tonalidad tan oscura, su madera está muy bien considerada para muebles, pisos, remos ataúdes, mangos de herramientas, baquetas, culatas y para elementos decorativos en general.

La madera del nogal americano es fuerte, densa y resistente a los golpes.

Nogal Tropical

Originario del Trópico, Centroamérica y Sudamérica.  El color de su madera es pardo a marrón oscuro, casi negro violáceo. Se utiliza sobre todo para trabajos de ebanistería, pero también para fabricación de tableros, chapas y torneados

Madera de roble. Tipos, características y usos

Si echáis un vistazo a vuestro alrededor seguro que comprobáis que muchos de los elementos que os rodean están hechos en madera de roble. Es un material muy común en la industria maderera, en la carpintería y en nuestra vida cotidiana, junto al pino.  Muebles, ebanistería, construcción, elementos estructurales, carpintería de exterior e interior y en tonelería son algunos de los usos principales de esta madera tan apreciada. ¿A qué se debe esta popularidad? A su excelente relación calidad-precio, resistencia y facilidad a la hora de trabajar con ella.

Podemos encontrar una amplia variedad de tipo de madera de roble. Así, en los catálogos de fabricantes, vemos robles envejecidos, naturales, oscuros, claros, blancos, etc.

Os proponemos conocer más datos sobre el roble, sus propiedades, usos y especies de esta madera.

Características de la madera de roble

Tipo de madera de roble, textura más oscura

El roble es un árbol que crece lentamente y lo hace hasta cumplir los 200 años de vida. Esto le proporciona unas propiedades especiales a su madera. Puede llegar a alcanzar los 40 metros de altura y un diámetro de hasta 3 metros. Es una de las especies más longevas y se han llegado a conocer robles de 600 años.

Esta especie de ábol es un recurso maderero muy utilizado en nuestro país. Esto se debe principalmente a sus características propias, vamos a conocerlas.

      • Densidad. Es una madera considerada como pesada o semipesada. Su densidad está en torno al 710 kg/m3.
      • Tonalidad. El color del roble varía mucho. Hay muchas especies distintas de roble por el mundo, cada una con sus colores particulares. Así podemos encontrar tonalidades que van desde los marrones claros a los oscuros, pasando por el amarillo, rojizo o blanquecino. Todo depende de su duramen y albura. Es decir, de la parte central y la externa del tronco.
      • Humedad. Es una madera considerada impermeable, dura, pesada, resistente a la humedad y a la inmersión en el agua. Con un grado de humedad del 12 %.
      • Durabilidad. Es una madera resistente a los agentes biológicos como los hongos o insectos, aunque menos a las termitas.
      • Resistencia. La resistencia frente a los golpes es una de sus principales propiedades. Por eso es una madera muy utilizada en suelos de parquets y tarimas.
      • Dureza. Es una madera pesada, ideal para hacer puertas de interior o para uso en la construcción.
      • Resistencia al fuego. A esta madera se le considera un buen cortafuegos por su gran resistencia al fuego y al calor. Su periferia se quema rápidamente, pero forma una capa que hace que tarde mucho en carbonizarse del todo.
      • Fibra recta y grano medio.
      • Buen acabado.
      • Fácil de trabajar, en tareas como el clavado y atornillado.
      • Secado lento. Lo que provoca riesgo de ligeras deformaciones.

Usos de la madera de roble

Usos de la madera del roble. Barricas o toneles de cerveza o vino

La madera de roble, por su variedad de propiedades, tiene multitud de usos y aplicaciones. Vamos a conocer algunas de las más importantes.

      • Mobiliario, como sillas, mesas, librerías y estanterías o armarios.
      • Suelos de interior como parquets o tarima.
      • Carpintería interior. Puertas, ventanas, cercos, escaleras o zócalos.
      • Fabricación de barcos, gracias a su óptima resistencia a la humedad y a ser una madera resistente y dura.
      • Construcción. Armazones de bóvedas, vigas, puentes e incluso en fusiles y escopetas con las calidades más duras de roble.
      • Tableros y chapas decorativas
      • Torneados
      • Tonelería. Gracias a las propiedades de esta madera es ideal para la fabricación de toneles y barricas de vino, que le ayuda a dar calidad y sabor. En función del tipo de roble, las características del vino varían. Uno de los más preciados es el roble francés.

Tipos de roble

El roble o Quercus es un tipo de árbol que podemos encontrarlo prácticamente por todo el mundo. Se cree que existen hasta 600 especies distintas, distribuidas por Norteamérica, Canadá, Asia, Europa, Turquía y Sudamérica. En España encontramos robles, sobre todo, en el norte de la península, como Galicia, País Vasco, Pirineos o Cantabria.

Roble Blanco o Roble Americano

Características de la madera del roble. Color blanco

Suele encontrarse en el este de Estados Unidos. Su color característico va del marrón claro al tono oliva, y su albura puede llegar a ser blanca. Es más resistente a la descomposición y a los cambios medioambientales. Gracias a su dureza, resistencia y durabilidad, se utiliza normalmente en la fabricación de muebles, barricas, construcción naval y ferrocarriles. Por las tonalidades de su madera es muy apreciado en uso ornamental.

Roble Rojo

Es de color marrón claro, con tonalidades rojizas. Su albura también es de color blanco. Es muy parecido al roble americano blanco.  Pero éste tiene un grano recto, grueso y desigual con poros grandes. Y es menos resistente a la descomposición, a los hongos y más vulnerable al agua. Se puede tallar a mano o con herramientas.

Roble Europeo

Es una madera muy abundante en el norte de España y de Europa. Sus tonalidades van del amarillo claro en la albura hasta el marrón en su duramen. Se caracteriza por su alta resistencia. Se usa para molduras interiores, pisos, barriles o embarcaciones.

Roble Albar

Puede medir hasta 30 metros de altura. Vive en el centro y sureste de Europa. Su madera es muy utilizada por su enorme calidad.

Roble Carballo

Su madera, de gran calidad, se utiliza sobre todo para trabajos de carpintería y para fabricar muebles.

Roble Francés

Su albura se caracteriza por el color amarillo y el duramen por ser desde marrón amarillento a marrón más oscurecido. Madera dura, de nudos pequeños y grano fino, lo que significa que sus anillas de crecimiento son estrechas. Esta madera se utiliza para la fabricación de barricas de vino, de hecho, los vinos de alta calidad vienen de los toneles de roble francés. Además, este tipo de roble es ideal para los trabajos de ebanistería, chapa o carpintería de calidad.

Madera de pino. Tipos, propiedades y usos

La madera de pino es un material que se extrae del árbol que lleva el mismo nombre.  Es una de las más utilizadas hoy en día por su abundancia en la naturaleza, resistencia, ligereza y facilidad a la hora de trabajar con ella.

El pino se utiliza sobre todo para la construcción y fabricación de muebles y otras partes de una vivienda como puertas, ventanas, suelos, balcones…Además, esta madera tiene otros fines, en carpintería, en la construcción naval, puentes, vallas, pasarelas, postes, andamiajes o como combustible en casas y empresas.

¿Cuántas especies de pinos existen? Es difícil de precisar porque en todo el mundo existen más de un centenar de especies de pinos diferentes. Cada uno posee una madera con características y usos propios. Os proponemos un repaso de algunas especies de este árbol perenne y sus usos más comunes como madera de carpintería.

Características y propiedades de la madera de Pino

Las propiedades de la madera del pino van a depender de múltiples factores como la edad del árbol, su humedad, su zona de crecimiento, etc.

Esta madera se caracteriza principalmente porque es un material resistente, flexible, por su facilidad de trabajo y por su capacidad de absorción de líquidos. Al existir mucha variedad de especies, encontramos en la naturaleza maderas de pino duras, semiduras o blandas. Vamos a conocer las principales propiedades de esta madera.

    • Anisotropía: Se refiere a la propiedad de la materia según cualidades como la elasticidad, conductividad, temperatura… que varía según la dirección en que es examinada la madera. En el proceso mecánico maderero, podemos toparnos con un tipo de dirección u otro. Por ejemplo, se puede contemplar la dirección según el crecimiento del pino.
    • Densidad. La masa y el volumen de la madera está relacionada con el contenido de agua. La densidad, en cada árbol, es una característica propia y distinta. En el caso de las coníferas que se utilizan para la construcción, la densidad suele ser entre 400 y 550 Kg/m3. Normalmente se mide con unas condiciones de humedad en torno al 12 %. Estamos ante una madera, clasificada normalmente como blanda, aunque encontramos casos como el pino Melis y pino silvestre, que son maderas semiduras.
    • Dureza. En la madera de pino se traduce en la resistencia al rayado, cortado y todo lo que se refiere al trabajo mecánico. Este tipo de madera es fácil de trabajar por ser un material versátil y no demasiado duro.
    • Durabilidad. Considerada entre poco y media durabilidad frente a los hongos o los insectos. Todas las maderas de este árbol deben ser tratadas para mejorar esta característica.
    • Humedad del pino. Esta propiedad se conoce como higroscopicidad, hace que la madera, en condiciones normales, siempre contenga una cierta cantidad de agua. La variación de esa humedad influye en otras propiedades como son su resistencia, su facilidad o no en el trabajo con máquinas o herramientas, su vulnerabilidad en los acabados, su poder calorífico o su resistencia frente al ataque de hongos. Depende de la zona ambiental en la que se encuentre, donde sea cortada o donde se almacene este tipo de madera, así será la humedad que adquiera.
    • Deformabilidad. Dependiendo de la cantidad de humedad en la madera, el pino aumentará o disminuirá su volumen. El 30 % es el máximo porcentaje de humedad, a partir de aquí, el árbol deja de crecer, pero si sigue absorbiendo agua, ésta se deposita en sus vasos internos. Y entonces llega la deformación del propio árbol.
    • Propiedades térmicas. Al igual que con el frío la madera se contrae, con el calor, se dilatará más. Además, si hay más temperatura disminuye también la humedad.
    • El peso. El peso de la madera de pino depende de muchos factores. Así, si hay más humedad más pesa; si el pino es más viejo, pesa más e igualmente influye el ritmo de crecimiento; cuanto más lento crece un árbol, más pesado será y a la inversa.
    • Aislamiento o electricidad. Si una madera concreta de pino es seca, su aislamiento eléctrico aumentará con respecto a una madera húmeda.
    • Color. Dependiendo de la subespecie, encontramos variedad de tonalidades en el pino.
    • Olor. Para que una madera de pino tenga un olor más intenso que otro, va a depender de la zona donde ha crecido esta conífera. Igual ocurre con el color. El olor de una madera se desprende sobre todo cuando se corta un árbol.
    • Fibra. La madera de pino está formada por fibras de celulosa, que es una sustancia que conforma el esqueleto de los vegetales, incluidos los árboles; por ella circulan y se almacenan sustancias tales como el agua, las resinas, aceites, sales, … La fibra de madera es un aislante termo-acústico natural. En el caso del pino, se caracteriza por ser la fibra recta.
    • Grano. Se presenta en grano medio o medio-basto.
    • Forma de trabajar. La madera de pino se considera fácil de manipular y trabajar. ¿Qué características tienen en común a la hora de su carpintería? Facilidad en las tareas de aserrado, cepillado, secado, encolado, clavado, atornillado y acabado.

Usos del Pino

Usos de la madera del pino. Tablones para fabricar muebles

Son muchas las utilidades que tiene esta madera. Aquí os dejamos algunas de las más importantes en función del tipo de pino.

Pinus radiata o pino de Monterrey

Tiene múltiples usos, tales como la fabricación de tableros contrachapados, alistonados, de partículas, de fibras; para revestimientos, frisos, suelos de madera, para mobiliario, embalajes de madera laminada encolada o pasta de papel.

Pino silvestre o pino rojo

Es la especie de pino más utilizada en la construcción. Desde puertas, suelos, molduras, mobiliario, revestimiento, chapas decorativas, carpintería de exterior, postes, cercas o en madera laminada encolada.

Pino canario

Dentro de esta especie, se diferencian 3 tipos distintos:

    • Pino tea. Sólo tiene madera de duramen, es decir, la parte central del tronco y, por tanto, lo más viejo de la madera. Está impregnada de resina y destaca por su estética. Se usa sobre todo en ebanistería y carpintería de exterior.
    • Pino blanco. De calidad media, se utiliza en carpintería de armar, en puertas y en envases.
    • Pino riga. Se trata de una madera intermedia a los dos anteriores.

Pino negral o albar

La madera de este pino suele usarse en la fabricación de puertas, ventanas, balcones y suelos. Otros usos son en la construcción naval, en la carpintería de armar, en puentes y pasarelas y en cajas de madera, así como en andamiajes y postes.

Pino carrasco

Es la segunda especie en importancia por su resina, lo que le limita mucho sus usos. Se utiliza para cajas, paletas, traviesas, embalajes y leñas.

Pino negro

Se utiliza para carpintería, esculturas y como leña. Además, como caja de resonancia en muchos instrumentos musicales. Por su olor especial, de su madera se extraen esencias aromáticas en sales de baño.

Pino negral, pino marítimo, pino gallego o pino pinaster

Es una de las coníferas con más resina, que impregna a la madera y le da el característico color rojizo. Se utiliza en encofrados para tableros, alistonados, contrachapados, tableros de fibras o de partículas; también para revestimientos, embalajes o para pasta de papel.

Pino piñonero, pino real o pino doncel

Se utiliza para carpintería, como sujeción de taludes o apeas de mina. Aunque su mayor aprovechamiento es el piñón.

Tipos de pinos

Pinar. Tipos de pinos y su madera

Hay muchas clases de pinos repartidos por los cinco continentes. Concretamente en España éstos son algunos ejemplos.

    • Pinus sylvestris, pino rojo o silvestre. Puede alcanzar los 40m de altura; crece en zonas de montaña como Pirineos, Sistema Central o la cordillera Cantábrica. Su corteza es oscura, anaranjada y el tronco apenas tiene ramificaciones en la parte inferior. Es el pino que más se usa para la construcción, carpintería exterior y fabricación de mobiliario. Lo veremos más adelante.
    • Pinus halepnesis o pino carrasco. De zona mediterránea, este pino no alcanza mucha altura, máximo 20 metros. Su corteza es blanquecina y de tronco irregular.
    • Pinus nigra o pino negral, salgareño. Su corteza es rugosa y de color gris. Puede llegar a los 30 o 40 metros de altura.
    • Pinus uncinata o pino negro. Tronco recto y de color gris oscuro. No alcanza los 20 m de altura y su base es muy ramificada.
    • Pinus pinastes o pino resinero. Esta especie llega a alcanzar los 20-30 metros y es de poca frondosidad.
    • Pinus pinea o pino piñonero. Su corteza está formada por grandes y anchas placas rojizas. Puede llegar a medir hasta 30 metros de altura.
    • Pinus canariensis o pino canario. Originario de las Islas Canarias, es espectacular por su altura, que puede llegar a alcanzar los 60 m.
    • Pinus radiata o pino de Monterrey. Se da en zonas de Galicia y País Vasco. Su corteza es negra y con abundantes nudos; y su altura, entre 30- 40 m.

Además, encontramos otras especies importantes de pino como recurso maderero en otros puntos del planeta.

    • Pino marítimo o gallego. Del sur de Europa y norte de África. Presenta abundantes nudos y pequeñas bolsas de resina. La albura es de color amarillo claro y el duramen amarillo anaranjado.
    • Pino de Oregón. Localizado en Canadá, norte de Francia, Reino Unido y costa oeste de EEUU. Tiene nudos gruesos, la albura es amarilla y el duramen de color marrón amarillento.
    • Pino silvestre o rojo. Es una de las especies más abundantes en Europa. Presenta bastantes bolsas de resina. Albura de color amarillo pálido y el duramen de color rojizo. En nuestro país se le conoce también como pino Soria por el lugar donde se encuentra.

Tarima exterior, tipos. Tarima de pino, tropical, sintética

La variedad de suelos que se pueden emplear para hacer un solado o un pasillo en el jardín es elevadísima. Si acotamos un poco y nos restringimos al sector de la madera la cosa cambia, pero aún así, seguimos teniendo una increible gama de tarimas de madera o imitaciones que nos harán dificil decidirnos por unas u otras.

En realidad lo principal que hay que tener en cuenta es el tipo de madera, no tanto la especie.

De este modo, podemos dividir las tarimas de exterior en 3 grandes grupos, que son tarimas de coníferas(pino, abeto), tarimas tropicales (Ipe, Iroko,…) y tarimas sintéticas o tecnológicas.

Veamos a continuación las características que tiene cada uno de estos 3 grupos de tarimas:

Tarima de pino:

Es un suelo de tipo rústico y con una gran facilidad para la instalación y para el mantenimiento. Habitualmente se dispone atornillada directamente sobre rastreles y con un acabado mediante lasur de poro abierto para proteger y para aportar algún tono específico a la madera.

La tarima de pino, en ocasiones lleva un tratamiento mediante sales de cobre en autoclave, con este tratamiento la madera queda totalmente impermeabilizada y por tanto se puede dejar al exterior sin ninguna protección extra.

Este tipo de tarimas se suelen disponer en espacios abiertos o con mucho uso. En el caso de haber aplicado lasur con un color determinado será necesario efectuar un repintado aproximadamente cada 5 años para recuperar el tono.

Tarima tropical:

Con las tarimas tropicales, la variedad de especies utilizadas es enorme, las más conocidas son quizá el Ipe, la Teka y el Iroko, si bien la Teka, debido a su sobreexplotación es ahora bastante escasa.

La madera de tipo tropical suele presentar vetas muy apretadas, esto les confiere un aspecto elegante y por tanto se suelen disponer en espacios selectos de la casa, pequeños caminos, bordes de piscinas solados para un porche o pérgola suelen ser los lugares más habituales para este tipo de tarima.

La madera tropical es muy dura y resistente, al contrario de lo que se piensa, si no se mantiene, la madera no pierde sus propiedades resistentes. Sin embargo sí pierde su color natural si no se le aplica regularmente aceite protector para maderas tropicales. Es importante realizar varias aplicaciones al año o la madera acabará con un tono grisáceo que algunas personas adoran y otras detestan. En el peor de los casos, aunque la madera se haya puesto completamente gris, se podrá recuperar su aspecto tras efectuar un lijado superficial y posterior aplicación del aceite protector.

Tarimas sintéticas:

Son una auténtica revolución en el sector. A los puristas de la madera tradicional no les gusta demasiado este tipo de suelos, pero hemos de decir que al igual que con los suelos de pvc en interiores, las tarimas sintéticas de exterior aportan diversidad de colores y texturas para los clientes más exigentes. Este tipo de tarima no requiere ningún tipo de cuidado tras la instalación, esta situación les confiere un alto grado de aceptación en urbanizaciones comunitarias y parques públicos.

Esperamos que esta resumida descripción os sea de utilidad a la hora de elegir el suelo más adecuado para vuestro jardín.

Cómo convertir una pérgola en un porche

Este artículo será de gran ayuda para quienes disponen de una pérgola de madera, y ya sea porque se han cansado de ella, o porque le quieren dar otra utilidad, quieren transformarla en un porche de madera.

Una pérgola difiere de un porche en la cubierta y normalmente también en la pendiente de los travesaños superiores. Mientras que en las pérgolas, los travesaños se suelen disponer en horizontal, en los porches se instalan con una cierta pendiente que coincide con la que tendrá al final la cubierta.

Una vez hecha esta pequeña introducción donde se ven las diferencias entre los dos tipos de estructuras veamos como transformar la pérgola en porche.

Lo primero que debemos contemplar es si la estructura de nuestra pérgola es capaz de soportar el peso añadido de la futura cubierta. Si no se tiene muy claro lo mejor es recurrir a un profesional del sector que reforzará la estructura para que pueda soportar el nuevo peso. El peso dependerá de la cubierta que elijamos poner, no es lo mismo techarlo con una lámina de policarbonato que incorporar una cubierta completa con aislante y teja cerámica.

Para aquellos que no dispongan de pendiente en los travesaños de la pérgola, y dado que es obligatorio dotar de pendiente a la cubierta del futuro porche, tenemos dos opciones. La primera consiste en desatornillar los travesaños y la viga de carga trasera y volver a atornillarlos en la nueva disposición con su correspondiente pendiente. La segunda opción es algo más complicada y requiere la compra de más material, consiste en suplementar a la actual estructura de la pérgola con una nueva cubierta con toda la estructura completa.

Estas soluciones no siempre son viables, pero pueden ser muy útiles cuando queremos techar solo una parte de la pérgola y seguir utilizando el resto como un toldo. Siempre recomendamos el asesoramiento de un profesional a la hora de hacer este tipo de transformaciones.

Diseño de un porche de madera, consideraciones previas

Cuando nos planteamos la construcción de un porche es necesario que reflexionemos sobre los siguientes puntos que nos ayudarán con el diseño previo:

Cubierta y su caída para asegurar la evacuación de aguas

La pendiente que le damos a los porches es determinante para asegurar que no tendremos problemas futuros con goteras y humedades. La pendiente mínima nunca deberá ser inferior al 10%, independientemente del tipo de teja con el que se recubrirá la cubierta. Con la famosa tela asfáltica la pendiente mínima recomendada es de un 15%, y la teja tradicional no es recomendable instalarla con pendientes inferiores al 25%, aunque en este caso, lo más seguro es atender a las recomendaciones del fabricante. Hay otro tipo de cubiertas para pendientes inferiores, suelen ser de tipo plástico como los policarbonatos, sobre estas superficies el agua resbala con facilidad y se pueden conseguir pendientes mucho menores.

Luz en el interior de la vivienda

Cuando construímos un porche hay que tener muy en cuenta que siempre vamos a tener una pérdida de luz en la zona anexa de la vivienda. Para no perder mucha luz, y para tener un porche en cierto modo practicable, se pueden disponer ventanas de tipo Velux que permiten la entrada de luz y además su apertura.

Otra opción muy habitual consiste en disponer policarbonato como cubierta, es totalmente transparente y por tanto no hay perdida de luz. Normalmente se suelen acompañar de un toldo bajo la cubierta para disminuir la excesiva insolación en verano.

Cerramiento del porche y aislamiento

Si inicialmente no está previsto el cerramiento del porche debemos tener en cuenta que a lo mejor sí queremos cerrarlo en un futuro. En este caso es muy importante dotar a la cubierta de un buen aislante térmico. Encarece un poco el presupuesto, pero es determinante si no queremos que el interior de esta nueva estancia sea un horno en verano y un congelador en invierno.

Si tenemos en cuenta estos tres condicionantes tenemos muchas posibilidades de que disfrutaremos de nuestro porche y no nos quejaremos posteriormente de tener goteras, poca luz o una temperatura no agradable.

Construir con madera

Construir con Madera es un portal que intenta dar respuesta a las consultas que existen en el sector especializado en la construcción con madera en España.

Recuperar la relevancia que el material ha perdido en los últimos 70 años en los que se encontraba penalizada por las normativas técnicas de la construcción españolas no es tarea fácil. Es necesario ahondar en el marco normativo y la divulgación de los catálogos de elementos estructurales utilizados por las diferentes empresas consolidadas en España en el entorno de la construcción en madera.

Este portal está por tanto orientado para que el creciente sector de la construcción con madera en España, tenga un apoyo directo para conseguir que el material sea cada día más conocido y respetado.

LA MADERA EMPLEADA EN CONSTRUCCIÓN

Aparte de los beneficios desde el punto de vista ecológico que aportan bosques y plantaciones a lo largo del proceso de desarrollo de la madera, este material presenta una serie de características que la hacen especialmente recomendables para el ámbito de la arquitectura y construcción.

Características de la madera para la construcción:

a) Es necesario poco gasto energético para fabricar piezas de madera, su transporte y disposición en obra.
b) La madera es ligera y con una correcta relación resistencia/peso.
c) Presenta un comportamiento predecible frente al fuego.
d) Realizadas con un diseño y ejecución adecuadas, las soluciones de edificación en madera presentan una alta durabilidad , incluso en entornos con altas concentraciones de productos ácidos y soluciones de sales de ácidos como son los cercanos al mar.
f) Es un material que facilita la realización de montajes rápidos, limpios y con bajo residuo.

Vamos a detallar estas características:

– Bajo consumo energético.

En el proceso de creación de la madera, el árbol usa la energía solar, por tanto una energía no fósil y renovable. Además, gracias a su estructura y baja densidad, el consumo de energía en los procesos de transformación, transporte y puesta en obra es bajo y en consecuencia, también serán bajas las emisiones de CO2 y del resto de los gases que potencian el efecto invernadero.

Podemos citar además la facilidad con la que se puede reutilizar y reciclar la madera tras el periodo de vida útil de cualquier producto derivado de madera. Puede volver a utilizarse en otras construcciones, reciclado como materia prima para fabricar tableros o bien vigas reconstituidas o bien empleado como combustible para generación de energía, y por tanto ayudando a minimizar el consumo de energías fósiles productoras de CO2. En el supuesto de que la madera fuera desechada sin utilizarse para la producción de energía, la madera es un material biodegradable y no contaminante, con gran facilidad para ser incorporado al suelo.

– Ventajas resistentes.
La madera es un material ligero con una relación elevada entre resistencia y peso. Esta relación, en tracción y compresión paralela a las fibras, es afín a la del acero mas superior, en el caso de tracción, a la del hormigón. En cambio, equiparada con estos 2 materiales, el
módulo de elasticidad es bajo si bien no de este modo la rigidez concreta (relación entre elasticidad y densidad), que es de nuevo muy afín en los 2 materiales ya antes convocados.

– Comportamiento frente al fuego.

Si bien la madera es un material comburente y también inflamable tiene la virtud de tener un comportamiento predecible a lo largo del desarrollo del incendio, puesto que la pérdida de sección se puede estimar incesante en el tiempo. Cuando la madera o bien cualquier ma-
terial derivado de ella se hallan sometidos a un incendio extendido, la superficie expuesta al mismo se inflama creando velozmente una capa calcinada aislante que acrecienta su protección natural (el lignito vegetal es un enorme aislante térmico). Siendo la madera un mal conductor del calor, la transmisión cara el interior de las altas temperaturas es bajísima, con lo que se puede con-
siderar que la madera que no ha sido calcinada sostiene sus peculiaridades resistentes en condiciones normales, a pesar de la actuación de incendio. Este comportamiento es la base de una notable resistencia estructural al fuego.

– Durabilidad.
Con un diseño y puesta en obra adecuados, las soluciones edificantes con madera pueden ser muy durables. Este hecho es de manera fácil constatable mediante la observación de las numerosas obras que con cientos y cientos de años de antigüedad a sus espaldas han llegado hasta nuestros días en perfecto estado de conservación.

Por otro lado, la madera es un material resistente a la acción de un elevado número de compuestos químicos, presentando un mejor comportamiento que el hierro y los aceros normales a la acción de los ácidos y de las soluciones de sales de ácidos.
En estos entornos la madera es un genial material edificante puesto que evita las siempre y en todo momento costosas tareas de mantenimiento. Este hecho, por sí mismo, explica el notable acreciento de su empleo en piscinas y polideportivos cubiertos, en circuitos industriales (por servirnos de un ejemplo guardes de sal y de otros productos químicos gaseosos) y, más últimamente, en circuitos comerciales.

Ventajas esenciales de la madera en construcción

– Ventajas edificantes. – Adaptabilidad.
La madera se amolda a prácticamente cualquier estilo, dejando y promoviendo la originalidad de los diseños. Este material deja salvar grandes luces, apertura de grandes huecos, adaptación al ambiente y una gran pluralidad de texturas, formas y colores. La posibilidad de escoger como acabado exterior, entre diferentes géneros de tableros y maderas tratadas multiplica las posibilidades.

– Tiempo de montaje.
Por su ligereza y simple ajuste en obra, las estructuras de madera dejan disminuir los tiempos de montaje respecto a otros materiales. La utilización de elementos estructurales normalizados y la prefabricación en taller dejan reducir drásticamente los tiempos de
ejecución de una obra. Por si fuera poco, el empleo de sistemas edificantes con madera favorece la construcción en seco, lo que reduce los inconvenientes socios a la presencia de agua y en obra a lo largo de la ejecución.

– Ventajas de confort

Las casas de madera dan una agradable sensación de confort a sus habitantes. Esto se debe a que:

a. La madera sostiene un equilibrio higroscópico con el medio, tomando o bien cediendo humedad hasta lograr el equilibrio. Por dicho motivo, la presencia de madera en una residencia regula la humedad del medio interior.
b. La madera es un material que presenta una buena absorción de las ondas acústicas, lo que se traduce en una reducción de la reverberación de las ondas sonoras y en una mejora del confort acústico interno de las edificaciones.
c. La madera es buen aislante térmico, lo que reduce el consumo de energía en el empleo de las construcciones.

Construcción de casas, casetas y cabañas de madera en España, preguntas frecuentes

A continuación trataremos de dar respuesta a algunas de las muchas preguntas en relación a la construcción de casas de madera en España.

¿ SE PUEDE CONSTRUIR UNA CASA DE MADERA EN CUALQUIER LUGAR ?

Con el fin de preservar la riqueza natural de cada región, las comunidades están sujetas a diferentes normativas. En suelo urbano tan solo hay que acogerse a la normativa urbanística. Sin embargo, en suelo rústico una premisa importante es la dimensión del terreno así como la calificación de dicho suelo rustico, ya que hay que tener en cuenta las acometidas de agua y luz así como los tratamientos residuales. Las viviendas de menor tamaño pueden estar consideradas en muchos ayuntamientos como casas móviles, especialmente si están diseñadas de esta manera.

¿ SE PUEDEN FINANCIAR ?

Si la vivienda se considera como » bien inmueble » y cumpliendo con toda la normativa vigente, no se diferenciara de otro tipo de construcción, ni tan siquiera en el tema de los seguros.

¿ SON COSTOSAS DE MANTENER ?

Actualmente la madera es tratada o barnizada con lasures a poro abierto, es decir transpirables, sin dejar capas como en los barnices de poliuretano, siendo mucho mas duraderos y sin tener que lijar para dar capas añadidas. Estos tienen una duración dependiendo de la exposición al sol, no al agua o la nieve, de entre 3 a 7 años y también dependiendo de la calidad de la madera y el lasur, siendo posible en la mayoría de los casos aplicar a pistola las sucesivas capas de mantenimiento.

¿ SON MAS AISLANTES ?

Una vivienda de madera con la suficiente estructura y componentes aislantes, además de un buen diseño de aleros y porches nos dará la posibilidad de adaptarnos a una amplia gama de climas, ahorrando en calefacción y aire acondicionado. Otra cosa diferente son las cabañas económicas que, aunque puedan tener 100 m2 de superficie, no tienen la suficiente calidad de construcción como para garantizar la correcta habitabilidad para la familia, sobre todo en invierno, aunque sirven perfectamente como residencia de vacaciones.

¿SON SEGURAS ?

Los tres puntos débiles de estas viviendas son: La instalación eléctrica, la cocina y las chimeneas, aunque con una solución perfecta, como veremos.

  • La instalación eléctrica que ponemos en nuestras viviendas cumplen la normativa de lugares públicos, con cableado especial además de la suficiente cantidad de fusibles. – La cocina esta forrada de planchas de yeso ignifugas, cubiertas con azulejos fáciles de limpiar o con pintura plástica al gusto del cliente.
  • Si se desea una chimenea en el salón se puede hacer de piedra adosada a la vivienda o si prefiere una estufa de leña, la salida se puede hacer lateralmente, por la pared, para evitar problemas de filtraciones y facilitar el aislamiento; también se puede hacer la salida por el tejado, como es tradicional pero teniendo en cuenta el suplementar con piezas de aislamiento específicas.
  • La calefacción normal por caldera estanca y radiadores de agua es muy adecuada para distribuir la temperatura por toda la vivienda sin ningún peligro.

¿CUANTO DURAN ?

La duración de las casas de madera es algo relativo, como vamos a ver, ya que hay muy pocos castillos » eternos » construidos con mampostería y sillería pesada que se mantengan en pie, salvo los restaurados. En cambio encontramos cientos de construcciones de madera con siglos de antigüedad en países con tradición maderera. Evidentemente el cuidado en la construcción de los maestros carpinteros influye mucho, pero también siguen en pie innumerables cabañas de montaña repartidas por toda Europa y America. Por lo tanto con una minima atención y mantenimiento podemos asegurar que las van a heredar nuestros hijos.

¿SON MAS ECONOMICAS ?

Hay que tener en cuenta, con respecto a esto, que algunas de las fases de construcción son las mismas que en una vivienda tradicional, como son la fontanería y la electricidad, cables de teléfono y TV., calefacción, aislamientos, cubiertas de teja o pizarra, seguros, arquitecto, permisos del ayuntamiento, etc.; Por otra parte podemos ahorrar algo en cimentaciones y mano de obra por rapidez de montaje. En cuanto al precio de los materiales no podemos ser determinantes, debido a las fluctuaciones actuales del mercado; No obstante nuestras viviendas son bajo demanda, adecuándonos a las necesidades y gustos de nuestros clientes y con presupuestos personalizados.

¿DECORACION INTERIOR UNICA ?

Las llamadas construcciones de estructura ligera, admiten una gran variedad de materiales, tanto interiores como exteriores, como son las planchas de yeso en algunas zonas para combinar la pintura y decoración con el color de una pared con la madera natural, los azulejos en cocinas o baños y los suelos de madera con los de barro o gres. En el exterior se puede revestir con piedra o ladrillo, si es el gusto del cliente, con lo cual, solo hacemos casas únicas y personalizadas.

¿QUE TIPOS DE CONSTRUCCIONES DE MADERA SON LAS MÁS HABITUALES?, CABAÑAS EN CAMPINGS, ALBERGUES Y CAMPAMENTOS

Son muchas las construcciones en madera que se desarrollan en España, casetas, cabañas, casas, porches y pérgolas de madera, y la pregunta es…¿qué diferencia a cada una de estas estructuras en cuanto a las necesidades legales?

  • Casas. Con proyecto de arquitecto y estructura con aislamiento, electricidad y fontanería. Requieren las mismas condiciones que cualquier otra vivienda realizada en otros materiales.
  • Cabañas o casetas.  Sin proyecto de arquitecto. Normalmente construídas en jardines, no suelen requerir de proyecto de arquitecto salvo que por dimensiones o instalaciones requieran de unos condicionantes específicos similares a los de una vivienda (inmueble), como puede ser el caso de las cabañas empleadas en campings y campamentos de verano como estas integradas en plena naturaleza. y que son las más habituales en alojamientos y albergues para campamentos o realización de actividades multiaventura.
  • Construcciones auxiliares en madera como Porches, Cenadores, Pérgolas, Marquesinas, Aparcacoches, tarima en terrazas, Ampliaciones de la vivienda y de los porches antiguos, cerramientos de porches, terrazas, áticos.
  • Restauración, remodelación y restauración de casas rurales y viviendas antiguas.

¿SE PUEDE COMBINAR MADERA Y OBRA ?

La mayoría de las construcciones se hacen de esta manera, por ejemplo, a una vivienda tradicional se le construye la cubierta de madera vista, así como los dinteles de las ventanas, balcones, terrazas, etc. Últimamente esta muy de moda añadir estructuras auxiliares a los chalets ya construidos, como son porches y pérgolas de madera, dando una mayor habitabilidad y espacio.

 

Construye tu propia pérgola de madera en el jardín

Siempre es más recomendable contar con un profesional en la construcción de pérgolas de madera parecidas a las que encontramos en el anterior enlace, pero si se es algo manitas, la instalación de una pérgola de pequeñas dimensiones no debería requerir mayor complicación. En este artículo vamos a definir los materiales y herramientas necesarias para la construcción de pérgolas y el detalle del proceso constructivo con los pasos fundamentales para montar una pérgola como la de la siguiente foto extraida de la web de Pergomadera:

Pérgola de madera

Necesitaremos:

Herramientas:

  • Una sierra de calar podría ser más que suficiente para el corte de la madera. Para madera de pequeñas dimensiones también podemos utilizar una sierra de arco.
  • Taladro para agujeros en suelo y forjado.
  • Atornillador eléctrico

Tornillería y herrajes:

  • Tornillería de grandes dimensiones (15-30cm) para unir las piezas de madera
  • Tornillos con taco de grandes dimensiones (15-30cm) para anclar la pérgola al suelo y fachada de la vivienda.
  • Herrajes para pilares y/o travesaños de la pérgola. Facilitan el trabajo en las uniones de los travesaños y el asentamiento de los pilares.

Madera:

  • Para la construcción de porches y pérgolas siempre es recomendable el uso de madera laminada, si bien para pequeñas dimensiones es factible el uso de madera aserrada. Lo más habitual es el uso de pino o abeto. En un post anterior hacemos una descripción detallada de la madera laminada (estructural) y la madera aserrada (no estructural)

Lasur protector:

  • En el mercado se pueden encontrar distintos tipos de barnices protectores para la madera, es recomendable el uso de lasur de poro abierto. En madera con tratamiento mediante autoclave no es necesaria su aplicación, ya está impermeabilizada, en este caso utilizaremos el tinte del lasur tan solo para cambiar el tono final de la madera.

Ya hemos definido el material que necesitamos ahora indicaremos el orden para la instalación. Para no complicarlo demasiado vamos a explicar el proceso constructivo de una pérgola con pilares en el frontal y viga de carga trasera atornillada a la vivienda.

El proceso detallado para la construcción de la pérgola es el siguiente:

  • Se hacen los agujeros para los herrajes de los pilares y atornillamos los herrajes al suelo mediante tornillos con taco.
  • Cortamos los pilares y vigas con la longitud prevista en nuestro diseño. Aplicamos el lasur después de haber efectuado los cortes.
  • Asentamos los pilares de la pérgola y los atornillamos a los herrajes del suelo. Es recomendable proteger las testas con algún tipo de goma impermeabilizante.
  • Se atornilla la viga delantera de la pérgola directamente sobre los pilares o a la ménsula (pieza de unos 0,80m que se suele disponer sobre el pilar)
  • Atornillamos la viga trasera con tacos profundos al forjado de la vivienda. Es importantísimo que la viga trasera esté unida a un punto resistente de la vivienda como es el forjado (si asentamos la viga trasera a una pared cualquiera, es posible que no aguante el peso de la pérgola)
  • Una vez que tenemos las vigas delantera y trasera perfectamente atornilladas tan solo nos queda disponer los travesaños que armarán la pérgola. Los travesaños se pueden disponer practicamente a cualquier distancia, su función es estructural para terminar de dar estabilidad a la pérgola y al mismo tiempo estético, podemos disponer los travesaños a cualquier distancia, si bien lo más habitual es ponerlos aproximadamente cada 70-80cm. En caso de no disponer de unión con herraje, atornillaremos directamente cada uno de los travesaños a las vigas de carga delantera y trasera. El modo más seguro de disponer los travesaños es apoyándolos directamente sobre estas dos vigas de carga.

La estructura de la pérgola ya está terminada. Ahora es el momento de disponer un toldo, celosías, lamas o cualquier otro tipo de cubierta que hayamos previsto y buscar una cerveza para disfrutar de nuestra pérgola y un trabajo bien hecho.