Inicio tipos de madera Madera de Iroko. Tipos, propiedades y usos

Madera de Iroko. Tipos, propiedades y usos

1146
0
Árbol de Iroko que crece en África

El post de hoy está dedicado a una madera muy peculiar. Proviene de un árbol tropical africano y debido a su sobreexplotación, hoy en día está considerada como una especie en riesgo de extinción. De hecho, desde 1998 forma parte de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Hablamos de la madera de Iroko o Iroco. Es importante saber que si vamos a adquirir cualquier producto fabricado con esta madera, debemos pedir el certificado medioambiental correspondiente para comprobar que no estamos ante una compra ilegal.

Este tipo de madera es de aspecto y propiedades muy parecidas a la teca, de hecho, se le conoce popularmente como la teca africana. Técnicamente se denomina Milicia excelsa y crece en el centro y este de África; en países como Camerún, Congo, Angola, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Etiopía, Kenia, Malawi, Mozambique, Nigeria, Sudán y muchos otros. Es la variedad más utilizada. Pero hay una segunda especie, conocida como Iroko o Milicia Regia, cuya madera es más densa y de mejor calidad.

El árbol de iroko puede llegar a alcanzar los 30-40 metros de altura y el diámetro de su tronco metro y medio. Es conocida por su resistencia, durabilidad, espectacular veteado, y por sus múltiples usos, sobre todo en tarimas y suelos.  Vamos a conocer las propiedades de una de las maderas tropicales más utilizadas actualmente.

Propiedades de la madera de Iroko

Textura de la madera tropical de Iroko

De características parecidas a la madera de Teca por su estética, pero el Iroko es una madera menos grasienta,  más densa, estable y resistente que la teca.

      • Color. Presenta una gran variedad de tonalidades, sobre todo cuando no está seca. La albura suele ser de color amarillo claro, casi blanco y la madera del duramen marrón amarillento, casi dorado. La luz solar hace que cambie de color rápidamente. Y con el paso del tiempo, es una madera que tiende a oscurecerse.
      • Durabilidad. El iroko está considerado como una madera durable frente a la acción de los hongos, termitas y otros insectos.
      • Fibra: Recta y a menudo se presenta entrelazada.
      • Grano: De medio a grueso.
      • Densidad. Madera considerada semidura, entre 640-650 kg/m3
      • Secado lento con problemas de pequeñas deformaciones o separaciones en la fibra de la madera.
      • Mecanización. El ikono se trabaja muy bien, con buenos acabados si no presenta fibras entrelazadas.
      • Aserrado, clavado y atornillado sin dificultades.
      • Encolados más problemáticos debido a que puede poner resistencia a los tintes, barnices y pinturas.
      • Precio. No es una madera económica por su escasez, debido a la tala incontrolada que se ha producido en los últimos años. Pero no es de las maderas tropicales más caras del mercado.

Usos de la madera de Iroko

Detalle de cuarto de baño y tarima del suelo en madera de iroko

Es una de las maderas tropicales más populares. Hoy en día la encontramos, sobre todo en suelos, tarimas y vigas, tanto de exterior como de interior. Pero tiene otros múltiples usos.

      • Elaboración de muebles y ebanistería, tallas y esculturas decorativas. Cuando la fibra está entrelazada da como resultado una veta muy preciada y  valorada en mobiliario y decoración.
      • Carpintería exterior. Gracias a su durabilidad y resistencia frente al frío o al calor extremo y a la lluvia, es una madera ideal para su exposición a la intemperie. Por eso se utiliza en puertas y ventanas exteriores, así como en parques y jardines urbanos.
      • Usos en Tornería
      • Chapados decorativos
      • Instrumentos musicales, como guitarras, yembé o tambor africano.
      • Carpintería interior. Suelos, puertas, escaleras, molduras, frisos, rodapiés, tarimas. Gracias a su resistencia al agua, es una buena opción para el entarimado de cocinas, baños o incluso de saunas.

Tarimas de Iroko

Mención especial a la fabricación de tarimas con la madera de iroko. Es muy demandada por sus tonalidades naturales y bonita estética. Pero además cumple con otras características que la convierten en una madera excepcional para el suelo. Su estabilidad, durabilidad y su dureza. Por eso es una opción estupenda para suelos de exterior.

Mantenimiento sencillo cuando se trata de un uso al aire libre. La exposición a la luz solar hace que esta madera cambie de color. Con la aplicación de un aceite de teca el iroko vuelve a su color original.