Inicio tipos de madera Madera de olivo. Tipos, características y usos

Madera de olivo. Tipos, características y usos

1875
0
Árbol del olivo.

¿Sabías que al olivo se le conoce como el árbol inmortal? Es tan peculiar que cuando su tronco enferma, lo que hace entonces es regenerarse con nuevos brotes para sobrevivir.

La madera del olivo es muy preciada por su característica veta irregular que forma unos dibujos maravillosos y únicos en cada pieza. Es un árbol robusto y elegante por el aspecto de su tronco encorvado. En España su principal uso es para la obtención del aceite a través de la recolección de la aceituna; un trabajo que se lleva a cabo en zonas como Andalucía, Extremadura, Castilla y algunas partes de Valencia y Murcia.

El árbol del olivo

Es una especie originaria del sur de Europa, norte de África y Oriente Medio, donde las temperaturas son más altas, ya que el olivo es un árbol muy resistente a la sequía.

El olivo puede alcanzar una altura de 20-25 metros cuando llega a la edad adulta, con un diámetro de 8 a 10 metros y se caracteriza por su lento crecimiento.

El tronco crece torcido y nudoso, con una copa ramosa y ancha. Si esta parte del arbusto enferma o sufre cualquier percance, lo que hace es emitir nuevos rebrotes para sobrevivir.

Características de la madera del olivo

detalle de la madera del olivo, textura, vetas y color

Estamos ante una de las maderas más compactas y duras que existen, pero a la vez muy fácil de pulir. La singularidad del olivo son sus imperfecciones y su veta espectacular. Estas son algunas de sus propiedades:

      • Densidad, entre 850 y 1.100 Kg/m3.
      • Color. La madera del olivo tiene infinidad de tonalidades, aunque prevalece el ocre verdoso, la variedad del olivo Picual tiene una albura más oscura, con tonos más marrones y rojizos. El olivo Farga presenta colores más claros, como el beige. Una diversidad de colores que cambia incluso de un tronco a otro del mismo tipo de olivo; esto se debe a los muchos factores que influyen como a la cantidad de aceites que acumula, al clima o la composición del suelo, entre otros.
      • Sus anillos son pocos visibles.
      • Dureza. El olivo se le considera una madera bastante dura y resistente a los insectos y hongos.
      • Acabado liso y brillante natural; es una madera fácil de pulir y teñir.
      • Difícil de aserrar por su fibra irregular y su dureza; tendencia a agrietarse. Pero en cambio, se puede manipular y tratar fácilmente tanto a mano como a máquina.
      • Secado lento. No es una madera estable, sino que con el tiempo tiende a curvarse.
      • Tronco. Nudoso de gran dureza, homogeneidad y algo de plasticidad.
      • Problemas en el encolado debido a la cantidad de aceites que posee.
      • Precio. Tiene un coste elevado, ya que su explotación no es la madera del árbol, sino su fruto, la aceituna.

Principales usos de la madera del olivo

Cucharas fabricadas en madera de olivo

La madera del olivo es muy preciada en ebanistería por su dibujo tan característico. Los decoradores, arquitectos, carpinteros o diseñadores eligen esta madera para sus trabajos por su bonita estética, sobre todo en la producción de piezas artesanales. De hecho, se ha convertido en una actividad más específica del pequeño artesano, que necesita mucho tiempo para la elaboración de sus creaciones.

De tacto suave, otra de las ventajas del uso de esta madera es que no necesita cuidados especiales, si acaso, aplicar aceite de vez en cuando para que no pierda color.

La madera de olivo no permite fabricar grandes piezas por sus propias características. Es un árbol que no proporciona tablones de gran tamaño.

¿Para qué sirve la madera del olivo?

      • Chapas de madera
      • Tarimas
      • Tallas y torneados. Fabricación de pequeñas piezas de artesanía. En estos casos la madera necesita un tratamiento previo antes de su elaboración.
      • Mobiliario de alta calidad
      • Fabricación de utensilios de cocina. Precisamente es una madera ideal para utilizar dentro de la cocina por sus propiedades antibacterianas y porque es resistente a hongos y olores. Así, podemos encontrar cucharas, cuencos, espátulas, morteros o tablas de madera de olivo; gracias a su baja porosidad, no traspasa los líquidos.
      • Objetos decorativos o muebles como cabeceros de cama, estanterías, bandejas, percheros, mesas o patas. De las varillas del olivo se fabrican cuentas de distintos tamaños y formas. De aquí se obtienen, por ejemplo, pulseras, collares, botones, tiradores y pomos para puertas y muebles, flautas y varillas de los tambores.