Inicio tipos de madera Tableros MDF y Aglomerado de madera. Características y diferencias.

Tableros MDF y Aglomerado de madera. Características y diferencias.

344
0
Detalle de panel madera MDF

Ante un tablero MDF o un aglomerado de madera, ¿cuál es de mejor calidad? ¿Por cuál me decanto? No son preguntas fáciles de responder. En el proceso de fabricación encontramos muchos materiales distintos, pero a veces con muchas semejanzas, difíciles a la hora de su elección.

En esta ocasión vamos a hablaron de los paneles MDF y los Aglomerados, con sus características propias y diferencias.

¿En qué se parece un tablero MDF y un Aglomerado?

El Aglomerado y el MDF son muy parecidos a la madera a la hora de trabajar con ellos. Son paneles con superficies homogéneas lo que permite una gran facilidad a la hora de fresar y tallar. Los dos materiales se prensan a una temperatura similar, alrededor de los 200 grados.

Son dos materiales excelentes que los fabricantes eligen para el diseño de los muebles de interior. Son muy similares en apariencia y a la hora de fabricarlos. Presisamente en este proceso de fabricación, en ambos casos los tableros se obtienen presionando y extrayendo las fibras de madera.

Así el MDF es perfecto para el uso externo, como en el curvado y las esquinas redondeadas de los muebles, mientras que el aglomerado puede ser una buena opción para el uso interno por su facilidad a la hora de desmontarlo y mejor adherencia.

Principales diferencias entre el Aglomerado y MDF

Detalle de una hoja de un panel deMDF

    • Densidad. La diferencia entre ambos materiales radica en la densidad de las partículas. En el caso del aglomerado, las partículas de la madera están unidas en dos capas delgadas y una gruesa. En los tableros de MDF las fibras de madera están unidas entre sí y tiene una densidad media, es decir, entre 500 y 800 kg/m3. Este tipo de tablero está fabricado a partir de fibras de madera y resinas sintéticas comprimidas, lo que les aporta una mayor densidad con respecto a los aglomerados tradicionales.
    • Resistencia. Los paneles MDF son muy resistentes. Superficie menos porosa, no tienen irregularidades en la superficie y sus acabados son más perfectos para las pinturas. Si se va a utilizar en el exterior, la madera con menos poros tiene menos absorción y, por lo tanto, se necesita menos pinturas y sale más barato. Se utilizan para muebles, marcos y revestimientos
    • Mecanizado. Trabajar con MDF es muy sencillo, es fácil de cortar, de mecanizar y no salen astillas. Muchas veces no es necesario el uso de clavos o tornillos porque el propio pegamento para madera es suficiente para fijar este material.
    • Peso. Depende de su densidad. Aunque de forma general el MDF suele ser más pesado y denso.
    • Resistencia a la humedad. A pesar de que ninguno de los dos materiales es especialmente resistente al agua, es más normal encontrar tableros MDF hidrófugos que aglomerados con estas características. Para muebles de cocina o baño hay que tener especial cuidado en el sellado y acabado de toda la superficie, incluido los bordes.
    • Acabados. El MDF es un material de superficie lisa comparado con el aglomerado. Por lo tanto, es mejor utilizarlo si vamos a lacar, pintar o barnizar. El Aglomerado es más rugoso y más complicado de trabajar después de lijarlo.
    • Precio. Los aglomerados son siempre más económicos que el MDF.

Tableros en madera aglomerada en tonos marrones y distintos acabados

Los Aglomerados muestran una alta absorción a la pintura en el acabado final, a diferencia del MDF,  y tienen menor peso. Para usos internos, es más rentable por su perfecta unión, lo que se traduce en un material más barato. Se usan en la fabricación de muebles como puertas, cajones y estanterías.

Con respecto a la maleabilidad, el MDF permite un curvado y el aglomerado presenta limitación al respecto, por eso, son ideales para elementos rectos como puertas, estanterías o cajones.

Entonces, ¿qué es mejor el Aglomerado o el MDF?

Con todas las características que hemos visto hasta ahora, podemos afirmar que ambos materiales tienen prácticamente los mismos usos. Va a depender, entonces, de lo que se quiera hacer con esos tableros; si son para fabricar muebles de exterior, de interior, materiales de cocina, baño, revestimientos, etc.